miércoles, 16 de noviembre de 2016

JAMIE EN "JIMMY KIMMEL LIVE" (TRANSCRIPCIÓN)



Nuestro primer invitado es todo un experto en hacer varias cosas al mismo tiempo: orientador del duelo de día, asesino en serie de noche; da vida a Paul Spector en The Fall, y la tercera temporada ya está disponible en Netflix. ¡Un fuerte aplauso para Jamie Dornan!
-Hay mucho entusiasmo por aquí… ¡A ver, tranquilidad! ¡Tengo una manguera y os enchufaremos con ella! ¿Qué tal estás Jamie?
-Bien, ¿y tú?
-Todo bien, gracias. ¿Puedes diferenciar a un fan de Cincuenta Sombras y a uno de The Fall?
-Sí, sí que puedo.
-¿Cómo lo haces? ¿Qué diferencias ves?
-Hay una energía especial en los ojos de un fan de Cincuenta Sombras que los fans de The Fall no poseen, es como un deseo que puedes ver, incluso hasta oler.
-¿No te da miedo ese deseo, esa voracidad?
-Sí, si viene en masa da mucho miedo.
-Ah, yo pensaba que el deseo individual era más inquietante, pero parece que no…
-Bueno, depende de la forma en la que se dé…
-¿Y en qué forma se presenta éste?
-De todas y cada una de las posibles.
-¿De qué parte de Irlanda eres?
-Del norte, de Belfast.
-De Belfast… ¿Y vienes de una familia de actores o algo así?
-No, no, todos son en su mayoría médicos. De hecho, mi padre es ginecólogo/obstreta…
-No hagas el gesto de la barra, parece que te estás tomando tu personaje demasiado en serio…
-Sí, está un poco fuera de lugar unir ambas palabras de esa forma.
-Tu padre trae niños al mundo…
-Sí, sí, a casi todo el mundo que nace en Irlanda del Norte.
-¡Caray!
-Sí, ha traído al mundo a más de 6000 bebés en Irlanda del Norte; es decir, lo que viene siendo todo el mundo que vive allí.
-Entonces debes conocer a gente cuyos bebés han sido traídos al mundo por tu padre constantemente.
-Sí, cuando voy a casa, a Belfast, y alguien se me acerca, pienso “Venga, ya empezamos, es un fan” y ellos vienen en plan “Oh, ¿sabías que tu padre me trajo al mundo?”. Y yo me quedo en plan “Ah, qué guay…”.
-Me imagino que la vez número 5088 ya no es tan emocionante. Bueno, tengo que confesar que yo lo diría si tu padre me hubiese traído al mundo. Por cierto, no lo hizo.
-¿Ah, no?
-No. Yo nací en Estados Unidos.
-Bueno, vete tú a saber si lo hizo…
-¿Alguna vez ha traído al mundo a un bebé fuera del hospital, en una situación rara o algo así?
-Deberías traerle aquí y preguntarle.
-Salió en tu serie, ¿verdad?
-Sí, sí que salió en The Fall. Yo tampoco lo sabía.
-¿Qué quieres decir con eso?
-Mi padre es la persona a la que peor se le da guardar secretos en el mundo, pero fue capaz de guardar el secreto más grande de la historia, que era que iba a participar en The Fall. Yo no tenía ni idea, no lo organicé ni nada parecido. Él ya conocía al creador de The Fall, a Allan Cubitt, ten en cuenta que he estado haciendo la serie durante casi 5 años de mi vida, y claro, mi padre le conocía. Lo apañaron todo a mis espaldas y rodaron su escena sólo con Gillian, yo tuve que acabar el rodaje un mes antes que el resto para irme a rodar Cincuenta Sombras. Total, que me mandaron los capítulos, no para que diera el OK, porque les importa una mierda lo que yo opine, pero por deferencia te los mandan para que los veas antes de que los emitan, e iba viendo el segundo capítulo en un tren desde mi casa camino de Londres y mi padre apareció de repente. Sólo tiene una frase, pero lo hace muy bien. Lo gracioso es que le tuvieron que dar de alta en la Seguridad Social* para que le pagasen y claro, ahora se considera un actor.
-¿De veras?
-Sí, sí, seguro que le nominan para algún galardón o algo.
-¿Y le ha visto mucha gente? ¿Qué le han dicho sus amigos? ¿Cómo han reaccionado?
-Sí, sí que creo que le han visto. La serie ya ha terminado en la BBC, el último episodio se emitió el pasado viernes.
-Sí, ahora después de la publicidad vamos a hablar de ello porque estoy un poco nervioso. No quiero contar nada, la gente se cabrea mucho. Aquí a la gente le interesa más Netflix que la política. A la vuelta explicamos de qué va todo. 
La serie se llama The Fall, su tercera temporada ya está disponible en Netflix y Jamie Dornan está aquí conmigo. ¡Enseguida volvemos!

-Ya estamos de vuelta con Jamie Dornan hablándonos de su serie, The Fall. 
Esta serie se emite en la BBC en Reino Unido de forma regular; es decir, que hay un episodio a la semana.
-Sí, allí hay que esperar una semana entre cada episodio… Casi me sale lo de Netflix al hablar… Así que de nada, tíos de Netflix.
-Sí, va a ser su nueva campaña publicitaria.
Allí (en Reino Unido) ya se ha emitido el último capítulo, y pasa algo muy importante. No quiero desvelar nada sobre ese final, aunque nosotros ya podemos ver la temporada completa. ¿Te preocupa que la gente se cargue el final viéndolo antes de lo que deben?
-Sí… Bueno, te preocupas un poco por el tema de las redes sociales y la gente, porque realmente todo está muy globalizado si te pones a pensar en Twitter y todo eso, así que intento evitarlo y no estoy al tanto de lo que dice la gente o lo que saben. Espero que todo eso no lo estropee.
-Yo estoy intentándolo. Intentando no ser el que reviente el final. Y hablando de estropear cosas… Las dos nuevas películas de Cincuenta Sombras…
-Sí, se van a cargar la saga.
-Tú sales en las dos, pero he leído que, supuestamente, Ian Somerhalder te va a reemplazar. ¿Sabes algo de eso? ¿Es verdad?
-No, no sé nada de eso.
-Estás bajo juramento, no sé si te has dado cuenta…
-Sí, sí. Sería un poco complicado teniendo en cuenta que ya hemos rodado ambas películas. Sería un error un poco caro, por decirlo así, ¡pero buena suerte para Ian!
-Sí, así que doy por hecho que la respuesta es sí. Y ahora tengo que preguntarte sobre tu relación con el que tal vez sea el hombre más feliz de América en este momento, y es que en esta foto sales jugando al golf con Bill Murray. ¿Dónde estábais aquí?
-No quiero tener que explicarle a la gente lo que está haciendo Bill en la foto, pero a mí no me va ese rollo en absoluto.
-¿Qué pasaba?
-Creo que era en el Dunhill Links Championship de golf que jugamos en St. Andrews, en Escocia. Yo llevo yendo 3 años, Bill ya ha ido muchísimas veces. Allí juegas en parejas con diferente gente: cada jugador amateur queda emparejado a un profesional, y luego vas cambiando. En mi primer año allí, la primera bola, que te da pánico porque además yo soy muy mal jugador de golf, hay cámaras por todas partes para retransmitirlo todo, muchísima gente y tú no paras de preguntarte por qué estás jugando ese torneo, van y me emparejan con Bill Murray- ¿a quién no le gusta Bill Murray y no le considera una leyenda?
-¿Tomaste algo con él?
-Sí… Yo quería tomar algo con él pero es complicado pedírselo a alguien en plan “Oye, ¿nos enrollamos luego?” Bueno, no con ese sentido de enrollarse… No lo había planeado, pero la noche después de jugar esa manga… Es una semana muy corta, hay muchos actos alrededor del campeonato. Estaba borracho como una cuba… una vez más, e iba en el ascensor. Se me da bastante bien escabullirme cada vez que quiero: es divertido, te vas yendo hacia atrás poco a poco hasta que tocas la pared, y dices que tienes que hacer una llamada de teléfono, ya es de día en Los Ángeles y es algo importante… Me metí en el ascensor pensando “¡Genial! Me voy a la cama, son las 3 de la mañana y juego al golf a las 7”. De repente, se abren las puertas del ascensor en el tercer piso, que es donde está mi habitación, y veo a Bill Murray allí y me dice “¿Dónde crees que vas?”. Y yo pensando “Dios, necesito irme a acostar”. Le digo que a la cama y me dice que no. Me vuelve a meter en el ascensor de un empujón, y me lleva a la cuarta planta, donde fuimos a una especie de bar para fumadores secreto que yo ni sabía que existía. Me dio una copa y resulta que en ese bar hay un balcón desde el que tienes la vista de todo St. Andrews, que es el campo de golf más famoso del mundo, y se podían ver los 18 hoyos del campo. No estábamos hablando, sólo me dio el whisky y nos quedamos allí mirando el campo de golf bajo ese cielo lleno de estrellas durante unos dos minutos sin decir nada, y yo pensaba: “¿Qué está pasando aquí?”, así que le miré para ver qué estaba haciendo. Era estar viviendo el momento más chulo de mi vida: estaba bebiendo whisky con Bill Murray en el campo de golf más famoso del mundo. Un instante después se giró hacia la izquierda y, sin decir nada, me dejó allí pensando cuánto tiempo debía dejar pasar, si le seguía o me quedaba allí en el balcón. Habían pasado 7 segundos, entré y él ya estaba enfrascado en una conversación con otra gente, así que dejé el whisky y me fui a acostar.
-¡Vaya tío! Creo que es una experiencia mágica.
-¡Sí que lo fue!
-¡Ha sido genial tenerte aquí! ¡La serie se llama The Fall y está disponible en Netflix. ¡Jamie Dornan!

[*Nota de la traductora: Realmente en inglés no se utiliza el término “Seguridad Social”. Es la única forma en la que he podido traducir las palabras de Jamie para que lo que dice tuviera sentido en español]